¡Ha nacido el Salvador!

Querida familia,

¡Ha nacido el Salvador! ¡Nuestra esperanza acampa en la tierra! Permitidme recordar que la Navidad llega, sucede, acontece a pesar de cualquier circunstancia externa. Nada ni nadie puede impedir que Dios nos visite, que se acerque hasta nosotros y renueve nuestro peregrinar cansado y sufriente.

La Navidad, de hecho, no tiene sentido en los momentos maravillosos de la Historia, sino todo lo contrario; tiene mayor sentido cuanto mayor es la oscuridad. Así lo reconocía anoche el profeta Isaías quien, en un momento muy difícil para el pueblo de Israel, cantaba a la hermosura de la luz con rostro de niño. ¡Vivir la Navidad entre problemas tiene un gran sentido y es precisamente ahí donde experimentamos que Dios viene a iluminar la noche!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies